Reflexiones al pasar de la formación presencial al e-Learning

Tabla de contenidos

Introducción al paso de la formación presencial a la formación online

Este artículo está dirigido a aquellos que trabajáis ya haciendo formación presencial, y estáis en proceso de ampliar vuestros servicios con formación online.

Aunque el perfil puede ser increíblemente heterogéneo (desde academias de cualquier materia, escuelas de negocios…), las dudas y necesidades son bastante parejas.

Adelantamos que seguramente sois los que podéis sacar más provecho a este contenido….porque soléis ser los que más partís de conceptos equivocados.

Por una razón muy simple: saber ‘demasiado’. Si eres experto en formación presencial, conoces el sector, conoces el negocio, casi casi por inercia vas a tender a repetir aquello que sabes.

Y hay muuuuchas diferencias, que debéis conocer. A nivel organizativo, docente, de cómo funciona el propio negocio. La gente con mucha experiencia termina asumiendo demasiadas cosas, porque las tiene interiorizadas.

 

Ventajas de dar el salto a la formación online

Generalmente los motivos por los que un centro presencial se plantea dar el salto al elearning suelen repetirse bastante:

Demanda creciente en elearning

Es bastante habitual: es el propio alumno el que lo demanda. La formación presencial tiene su espacio (¡por supuesto!), pero obviamente quien necesita flexibilidad horaria o evitar desplazamientos no puede aportar mucho.

E incluso, si tienes la suerte de hacer cursos que sean demandados fuera de tu localidad, se convierte en la única posibilidad de llegar a estos alumnos. Seguramente en ese caso serán cursos muy especializados con poca oferta, o que seas un referente en ese curso, pero no es descabellado que alumnos de la otra punta de país puedan estar interesados en tus cursos.

e-learning como valor añadido

Quizás tus alumnos no te lo hayan pedido, sino que eres tú el que quieres dar un valor añadido a tu formación. Incluso si tus alumnos no te lo han demandado, no estaría mal que dieras tú el paso y les preguntases. El feedback es vital para conocer la realidad; si no, te podrías encontrar con la desagradable sorpresa de que tu competencia se te ha adelantado y te estás quedando atrás.

Siempre será estimulante para los alumnos tener más alternativas: tener posibilidad de acceder recursos online, hacer videoconferencias, tener la posibilidad de no perder ritmo si no pueden acudir a clase.

Algo que puede distinguirte de tu competencia, y dar más opciones con cursos semipresenciales (blended elearning), que sean menos exigentes de horarios para tus alumnos con menos disponibilidad horaria.

Hay que tener en cuenta que a tu alrededor puedes tener una cierta demanda de personas que no terminan por decidirse porque su ritmo de vida no es 100% compatible con asistir regularmente a clases establecidas.

Alcanzar un nuevo público

Cuando un centro de formación se plantea alcanzar un nuevo público objetivo, puede encontrarse con que impartir sus cursos en formato elearning es casi una obligación para poder llegar a ese nuevo público.

Por ejemplo, cuando un centro de idiomas quiere entrar en el mundo de formación a la empresa. A día de hoy es muy difícil competir en este mercado si no ofreces también tus cursos en formato elearning, debido a la necesidad de flexibilidad.

Ampliar negocio

Obviamente cualquier inversión de tiempo y/o dinero se hace con la finalidad de tener un retorno. Porque sí, dar un mejor servicio te ayuda a que tu negocio se mantenga vivo y no decaiga, y eso está muy bien. Pero todo empresario aspirar a crecer y facturar más.

Una formación blended te facilitará conseguir alumnos con poca disponibilidad horaria que no pudieran comprometerse a ir a clase con un mínimo de constancia, por las circunstancias que sean. Familiares, trabajo a turnos, viajes, hay muchas ocasiones en las que es difícil encajar con una formación estrictamente presencial.

Pero es que la formación online puede ser mucho más que una simple forma de conseguir más alumnos dentro de los que llaman a tu puerta: puede ser un negocio completamente nuevo.

Un centro presencial tiene el hándicap de que su alumno tiene que vivir por obligación en pocos kilómetros a la redonda de donde se encuentra situado. Muy excepcional y muy reconocida tiene que ser la formación para que los alumnos se planteen desplazarse desde más lejos, o incluso cambiar su residencia.

Sin embargo las formaciones 100% online rompen estas barreras. Tu target ya no es tu ciudad o tu comarca; tu target es el mundo. Y tus competidores dejan de ser los centros que conoces, que están más o menos cerca del tuyo: tu competencia será cualquier centro que imparta cursos que sean parecidos al tuyo. Por decirlo de alguna forma, pasas de pescar en el pequeño río que tienes al lado de casa, a pescar en un mar enorme donde encontrarás barcos de todo tamaño.

Dependiendo de qué formación hagas, una formación íntegramente online tiene como mercado mínimo toda España. Si el alumno va a estudiar en su casa o centro de trabajo, ¿qué más da que esté en Lugo, Écija o Las Palmas?

Puede ser que incluso tengas mercado en Latinoamérica. Compartimos idioma, y en muchos casos necesidades. Podríamos incluso decir que es otro negocio dentro del negocio, con sus propias características: cada país tiene sus horarios, sus costumbres, su nivel económico, su forma de ser, su mercado. Y cuanto más los conozcas más posibilidades tendrás de que te vaya bien.

E incluso, si tienes capacidad de poder hacer formación en otros idiomas (por supuesto con inglés a la cabeza), podrás plantearte otros retos. Ahí el reto principal será el lenguaje.

En caso de que te plantees impartir cursos 100% online, te aconsejamos que sigas leyendo más adelante, dónde revisamos los conceptos necesarios para comprender como funciona este mundo: Comercialización de elearning

Todo cambia: la forma de hacer la formación, la forma de captar al alumno, la forma de comercializar. Tendrás que crearte un nuevo esquema de negocio, y antes de plantearte cómo enfocarlo, deberás tener un mínimo de conocimiento de los nuevos conceptos que vas a manejar.

 

El problema es pensar en presencial

El mayor hándicap de los que llevan toda la vida haciendo formación presencial cuando se plantean hacer elearning es que tienden a copiar lo que ya saben.

Si tu única herramienta es un martillo, tiendes a tratar cada problema como si fuera un clavo

Abraham Maslow

Por eso hemos llamado a este apartado ‘pensar en presencial’ porque no deja de ser aplicar soluciones que ya se conocen a problemas nuevos. Problemas que en la mayor parte de los casos….necesitan soluciones bien distintas.

Desarrollo y adaptación de contenidos e-learning

Se suele llamar virtualizar al proceso de pasar contenidos en formato presencial a formato online. Y tiene sus propias reglas: los alumnos estudian de forma distinta, la planificación del tiempo que emplean es totalmente distinta y hasta esperan cosas distintas.

No es complicado adquirir unos conceptos mínimos de las reglas que hay que seguir con los contenidos online, hay mucha información sobre el tema en internet, especialmente artículos en blogs. Para que conozcas las generalidades más básicas puede revisar nuestro artículo sobre creación de material formativo online

 

Modelo Semipresencial y prácticas

Uno de los primeros impulsos que suelen tener los centros presenciales es pensar en opciones semipresenciales o incluso en modelos de cursos online con prácticas.

Lo cual puede ser válido en dos situaciones: para dar más flexibilidad a los alumnos de tu zona (que hasta ahora sólo tenían formato presencial), o en casos en los que la empresa que imparte la formación o bien está repartida geográficamente con numerosos centros, o tiene algún tipo de convenio de prácticas con una empresa que aporte estos centros dónde hacer prácticas.

El error se comete si se piensa que con estas opciones estamos abriendo el mercado, sin caer en la conclusión lógica de que la obligación de que hacer prácticas obligatorias sigue atando a sus alumnos geográficamente, casi exactamente igual que en un curso presencial. Para abrir realmente el mercado, la formación debería ser 100% online.

Nuestra experiencia nos dice que esta forma de pensar suele provenir de tener la creencia de que el valor añadido que se está dando al alumno es, precisamente, la presencialidad. Es lógico, aquellos que terminan acudiendo a un centro presencial hoy que existen alternativas online para casi todo, por supuesto que lo valoran.

Pero hay que abrir la mente a otra realidad; cuando nos planteamos romper las barreras físicas, estamos apuntando a otro tipo de alumno. Uno que prefiere y busca elearning, con lo cual esas prácticas en otra localidad o esa presencialidad (aún no siendo obligatoria) puede echar para atrás.

En parte nuestra experiencia nos dice que en muchos casos hay un cierto miedo o respeto a la formación íntegramente online, pensando que puede perderse su valor añadido como centro, o incluso que la materia no es susceptible de ser impartida sin parte presencial. Es normal, puesto que no se conoce a este nuevo alumno que prefiere elearning.

 

Uso de Videconferencias en la formación online

Otra ‘solución’ que se plantean los centros presenciales casi sin excepción es estructurar sus cursos de forma y manera que sean lo más parecido a sus clases presenciales, con calendarios de videoconferencias que sustituyan a estas clases.

Pero lo que sobre el papel es una buena idea, no lo es tanto cuando se contrasta con la realidad. Resulta que el alumno que busca formación online precisamente lo busca porque quiere, o porque incluso necesita una cierta libertad. De horarios, de organización, de poder avanzar a su ritmo conforme su disponibilidad le permita.

Si la solución que damos es crear eventos síncronos, que les obligue a estar a ciertas horas ciertos días de forma continuada, nos encontraremos que, o bien terminan no matriculándose (porque a pesar de ser online sigue siendo exigente con sus horarios), o que al final vamos haciendo las videoconferencias, que son parte importante y casi principal del curso, pero resulta que un gran porcentaje de los alumnos no pueden asistir, con lo que se genera un gran problema.

Por ello lo más realista, en caso de utilizar videoconferencia, es utilizarla como complemento a la formación, de forma que exista la posibilidad de que el alumno pueda desarrollar el curso incluso no asistiendo. Como refuerzos voluntarios, a los que acudirán los alumnos que puedan, pero sin la obligación de someterse a un calendario continuo imposible para muchos.

Sí que hemos visto que plantear la formación como una serie de videoconferencias puede ser efectivo en algunos ámbitos; por ejemplo, en cursos para profesionales expertos, en los que la persona que hace la formación es una persona muy reconocible en el sector, y siempre pensando en que el número de videoconferencias sea bajo y se conozcan de antemano las fechas. Pero no tiene mucho sentido en el caso de que el curso sea generalista con alumno final o alumno de empresa.

Hay que tener en cuenta, y plantearse seriamente dentro del modelo de negocio, que si un curso con un contenido determinado y un precio determinado ofrece un buen número de videoconferencias dentro de su programa, aunque no sean obligatorias, aquel alumno que vaya a tener difícil asistir a ellas casi inevitablemente va a tener un sentimiento de pérdida, pudiendo pensar perfectamente que no va a sacar provecho del curso.

Y eso, obviamente, será un freno a la matriculación.

Docencia en la metodología e-learning

También la docencia puede cambiar, y mucho. La labor del profesor es bastante distinta, Independientemente de que exista la posibilidad de utilizar herramientas síncronas como la videoconferencia o el chat.

Ya no se trata de acudir a cierta hora y explicar a un aforo una materia en concreto; ahora su papel por una parte será reactivo (contestar dudas, corregir ejercicios, etc), y por otra parte en muchos casos habrá un papel dinamizador, participando en foros, y haciendo seguimiento del avance de los alumnos.

Incluso cambia el sistema de valoración de los alumnos cambia; por ejemplo, uno de los aspectos más valorados por el alumno online es la rapidez de respuesta. De un modelo en el que la principal función del profesor es explicar los contenidos del curso, a otro dónde el profesor responde a lo que los alumnos le solicitan y se encarga de incentivar su participación.

La formación online permite mucha más interacción personalizada entre el profesor y el alumno. En una clase presencial de 5, 10, 20 personas, las posibilidades de que cada alumno individualmente pueda preguntar sus dudas al profesor son limitadas, teniendo solo un breve espacio dentro de las clases compartido con otras personas para poder preguntar.

Sin embargo el elearning rompe esta barrera, el alumno conforme va estudiando el temario envía sus dudas, de forma que puede ser mucho más efectivo. Incluso influye menos el carácter, hay mucha gente a la que incomoda estar preguntando dudas en una clase con 20 compañeros.

No hay que pensar que un modelo es mejor a otro, cada cual tiene sus ventajas o inconvenientes. Pero sí un modelo u otro puede ser mucho más adecuado para un alumno en concreto o para una situación en concreto.

Planificación de tiempos

Otra ‘herencia’ de la formación presencial es la tendencia a crear cursos que se desarrollan entre dos fechas concretas. Un curso que empiece el 15 de septiembre y termine el 15 de diciembre, por ejemplo. Es decir, crear cursos síncronos.

Volvamos a menternos en la piel y las necesidades de quien puede ser tu alumno. ¿Qué pasa si se va de vacaciones del 15 al 30 de septiembre? ¿Si tiene una operación programada? ¿Si es una época en la que en su sector tiene mucho trabajo?

Sí, por supuesto que las formaciones síncronas en las que todos los alumnos estudian a la vez tienen su espacio. Por ejemplo, en la formación programada de Fundae (antigua Tripartita) se organiza de esta manera.

Pero en muchos casos no deja de ser un enorme hándicap para atraer al alumno potencial, y un problema bastante grande de comercialización. Es muy difícil que alguien se matricule a un curso que empieza dentro de 6 meses, puesto que el que esté realmente interesado buscará alternativas que pueda hacer antes. Y por otra parte, en cuanto empiece el curso, el posible alumno desechará la opción de matricularse porque el curso ya ha empezado. Será casi imposible matricular a alumnos en un curso que ya ha empezado.

Por lo cual la ventana de comercialización es increíblemente estrecha. Sólo podrá comercializarse poco tiempo antes de que empiece. Si aún queda mucho tiempo, el posible alumno buscará otras opciones, y si ha empezado ya no se matriculará.

Por eso en muchos casos hay que pensar en la potencia de los cursos asíncronos en los que el curso comience en el momento en que el alumno se matricula, de forma que pueda matricularse en cualquier momento. El curso tendrá una duración determinada, pero cada alumno llevará su propio calendario dependiendo de cuando se matricule.

Esta forma de trabajar rompe bastante los esquemas de las personas que están acostumbradas a trabajar en formación presencial, pero en muchas ocasiones es la única vía.

Es curioso ver como muchas plataformas de elearning no contemplan esta opción, o al menos no de una forma sencilla. Te aconsejamos que al elegir tu plataforma te fijes en este punto en concreto, dependiendo de la idiosincrasia de tu negocio puede llegar a ser muy importante.

Igualmente también existe la tentación de calendarizar fuertemente los contenidos dentro del propio curso. Es decir, limitar el tiempo que el alumno dispone para estudiar cada módulo, o poner fechas máximas de realización de ejercicios o similares.

Ahí dependerá mucho de qué sean los cursos y a quién están dirigidos, pero nuevamente debemos valorar que al otro lado hay alumnos que buscan mayoritariamente flexibilidad.

Al alumno le habremos estipulado un tiempo máximo para completar el curso, pero será muchísimo más difícil que puedan comprometerse a mantener un ritmo impuesto por el centro que imparte el curso.

Como es puede nuevamente ser un inconveniente que puede echar para atrás al alumno cuya disponibilidad no está asegurada, cualquier limitación a este respecto debe tener sentido y realizarse por una finalidad concreta.

Sistema de evaluación tradicional vs evaluación online

El rey de los ejercicios en los cursos online es el test. Sin duda es el más ágil de los sistemas de calificación, el más fácil de crear y el más rápido para el alumno, aparte de la ventaja de que no hace falta la intervención de un profesor para corregirlo.

‘De toda la vida’ en la formación tradicional se han puesto ejercicios de desarrollo, con preguntas abiertas que los alumnos deben contestar. Y aquí de nuevo una diferencia importante; en la formación online, en caso de que incluyamos ejercicios de este tipo en el curso, el alumno realizará los ejercicios desde su casa o trabajo, pudiendo consultar temario. Con lo que se pierde la esencia y hasta la validez del formato.

Por ello la orientación más común es sustituir el formato de preguntas/respuestas por un formato más orientado al trabajo práctico, en el que el alumno tenga que demostrar que comprendido la materia y sabe aplicarla. Un tipo de ejercicio en el que se asume que el alumno podrá consultar los apuntes en cualquier momento.

La validez del test reside en que se configure cómo va a ser la realización por parte del alumno. Cuánto tiempo dispone para hacerlo, cuántos intentos pueden realizar, etc, fórmulas por las cuales se pueda controlar que el alumno no tiene posibilidad de consultar el contenido.

Por ello también es importante que compruebes que tu plataforma permite estas configuraciones para tus tests.

Resumen

Cuando se viene de la formación presencial es importante darse cuenta de que el perfil y las circunstancias del alumno cambian tanto con respecto a lo que conocemos, que nuestro ‘pensamiento presencial’ podría estar atándonos a estructuras que el alumno no está buscando, y estar por tanto alejando a nuestra posible demanda.

Especialmente en los casos en los que se plantea una comercialización al público final es importante comprender cómo cambian todos estos puntos que hemos revisado….y también como cambia el negocio.

Más adelante en este artículo daremos algunas pautas sobre captación y comercialización de cursos.

 

Crear el contenido para cursos online

Es bastante fácil conseguir información de cómo crear contenidos elearning con una simple búsqueda en internet. Hay multitud de artículos en blogs con consejos y guías.

Quizás lo más básico es comprender que es muy diferente estudiar asistiendo a una clase presencial o estudiar online. Y eso influye (y mucho) en la forma de orientar los contenidos.

Por definición, la formación online ofrece mucha más flexibilidad. Está orientada a personas con dificultad para tener un horario definido, que seguramente no tendrán una regularidad a la hora de estudiar, sino que tendrán una organización de estudio mucho más anárquica que quien estudia presencialmente.

Por eso es importante tener esto en cuenta. Imaginemos un trabajador que tiene niños pequeños, que llega a casa y tiene que bañarlos, darles de cenar, y que a las 22.00h, con todo el cansancio del día, coge el portátil y le dedica un rato a estudiar.

Por supuesto que no todos serán así, pero nos vendrá bien como ejemplo. ¿Qué necesita alguien en una situación así?

Consideraciones cuando crees contenidos elearning

  • Contenidos bien estructurados. Crea divisiones, temas, asignaturas, para que la propia estructura ayude al alumno a comprender la profundidad del temario y controlar su avance. Es importante que cada vez que entre en su curso sepa exactamente dónde está y qué es lo siguiente que le toca hacer.
  • Busca una plataforma que sea fácil de utilizar. Los alumnos no tienen ningunas ganas de tener que aprender un programa complejo que sea un obstáculo, lo pagarás caro puesto que sus dudas y sus quejas te llegarán a ti.
  • Limita muchísimo la longitud de tus textos. Que tu curso no esté compuesto por PDFs de 40 páginas. Es mucho mejor dividir el contenido en más actividades que poner actividades largas.Piensa que tendrás alumnos que puedan estudiar a ratos sueltos; si las actividades son muy largas, y tienen que dejarlas a mitad, les costará más volver a retomar dónde lo dejaron, aparte de que la sensación de avance será mucho menor que si siempre estudian van completando actividades.
  • Acompaña siempre que puedas con imágenes, gráficos, videos. Pónselo fácil a los alumnos, les va a costar menos entender el texto si está acompañado de elementos visuales.
  • Si puedes, pon videos. Es la forma menos exigente de aprender. Eso sí, que no sean de una duración demasiado grande; los expertos hablan de unos 10 minutos de tiempo límite a partir del cual se empieza a perder atención.
  • Pon test con frecuencia, cada pocas preguntas. Servirá para que el alumno esté atento, y te servirá de medida de control de que el avance es correcto. Si pones tests enormes corres el riesgo de que los dejan a mitad y pierdan concentración.
  • Ve al grano. Seguramente en un curso presencial que haya algo de relleno tiene su espacio, pero el elearning se trata de optimización de tiempo y recursos. Intenta que todos los elementos que componen el curso sean importantes, y evita hacer perder el tiempo obligando a tus alumnos a estudiar cosas intrascendentes.
  • Compagina distintos tipos de actividades, que sea lo más variado posible. Aunque obviamente el objetivo de un curso no es entretener, que sea entretenido y variado puede ser clave para que los alumnos finalicen el curso y queden satisfechos.

SCORM

Cuando hablamos de creación de contenidos es inevitable hablar del SCORM, protocolo creado para crear actividades que sean reproducibles en distintas plataformas.

Hay dos cosas muy importantes que hay que saber del SCORM:

  • No es obligatorio (¡ni mucho menos!) que los cursos estén creados en SCORM. Es un concepto erróneo que hemos visto repetido mucha veces.Por ejemplo en nuestra plataforma evolCampus es posible crear actividades con archivos PDF, Word, ODP, videos, audios, tests…
  • El SCORM lleva programación. Es decir, no es un archivo que exclusivamente tenga contenidos, sino que debe contener una programación con la que comunicarse con la plataforma.Esto implica que si no tienes necesariamente que utilizar SCORM porque trabajas con cursos de proveedor, o no tienes la necesidad de crear cursos que puedan utilizarse en más de una plataforma, en caso de que no conozcas a fondo el protocolo SCORM seguramente es aconsejable que crees tus cursos con otro tipo de actividades y así ahorrarte problemas.
 

Captación de alumnos online

Una de las cosas que siempre me han sorprendido de la mentalidad española (quizás pequemos de poca cultura empresarial…) es el poco valor que se le suele a los departamentos encargados de atraer el cliente y finalizar la venta.

‘Es un producto que se vende solo’. Lo hemos oído todos mil veces, es la sensación de que si el produce que se comercializa tiene calidad, no hace falta nada más.

Quizás es de lo que más peca quien no tiene experiencia en el mundo de los negocios y quiere hacer comercialización. Pensar que sus cursos son muy buenos o muy distintivos (que seguramente lo sean!), y que simplemente por eso el negocio funcionará.

Pero la realidad es muy muy muy distinta. Puedes tener el mejor curso del mundo, incluso ser un curso que volvería loco a tu alumno de contento, que si no tienes una buena estrategia para atraer al alumno y realizar la venta no te servirá de nada. Una web en internet que no tenga capacidad de atraer visitantes, visitantes además interesados en el producto, es como una aguja en un pajar que sólo puedes encontrarte de casualidad.

Porque el boca a boca está muy bien, pero es lento. Y se necesita tener un volumen inicial mínimo para que sea efectivo. Es un complemento, pero no esperes que tu negocio triunfe por eso.

Y son muy pocos los que tienen la suerte de que su teléfono suene sin parar solicitando sus cursos, o de tener decenas de miles de likes en facebook o de seguidores en twitter, que hagan pensar que cualquier cosa que muevan por su red va a tener público. Alguna vez nos hemos encontrado con clientes que por impartir cursos muy especializados o por tener lista de espera ni siquiera se ha tenido que plantear hacer captación, pero no es lo normal.

Porque en casos normales, como será seguramente el tuyo, si vas a comercializar cursos online con una tienda o a través de un formulario de contacto, tu primer objetivo es atraer visitantes de cierto perfil a tu página.

Y eso indudablemente te va a costar recursos: tiempo, dinero, o seguramente ambos. Es una inversión que puede increíblemente provechosa o ser desastrosa, por lo que nuestro primer consejo es que trabajes con buenos profesionales.

La optimización de tu web para búsquedas (SEO), el diseño del catálogo web, la creación de campañas de pago en buscadores (SEM) , son disciplinas complejas en las que un novato seguramente fracasará.

 

Estrategias de captación de alumnos online

Las estrategias más comunes para captación son:

Estrategias en redes sociales.

Tener presencia en las distintas redes (Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn….). Dependerá mucho de qué perfil de cursos vas a impartir y quién es tu público objetivo te podrá dar más resultado unas u otras.

Por ejemplo, como norma tienen más éxito en Facebook los cursos dirigidos a usuario final, y en LinkedIn los dirigidos al usuario profesional.

No obstante pocas veces las redes sociales son una estrategia única. Más bien son un complemento de visibilidad, una fórmula por la cual ampliar la comunidad de interesados. Hay que tener en cuenta, además, que el crecimiento en redes sociales es lento.

SEO

SEO es el ‘arte’ de optimizar tu web para buscadores, para mejorar el puesto en el que salen cuando el navegante busca un texto.

Y le llamamos arte porque hay una cantidad enorme de reglas que cumplir. Por eso una web no optimizada es realmente difícil que ascienda lugares en las búsquedas, y si tu negocio aparece en la octava página de búsqueda es como si no existieras.

Hay que tener en cuenta que la ‘búsqueda orgánica’ (que es como se denomina a quien llega a tu web a través de un buscador) es con mucho el medio de captación más interesante, puesto que es gratuita. A medio plazo para que el negocio sea sostenible es necesario sí o sí estar optimizado para búsquedas.

En estas búsquedas influyen un montón de factores que no hay que desatender. Desde que la página esté técnicamente correcta (tiempos de carga, optimización de imágenes…), que los contenidos sean coherentes, que haya ciertas palabras clave que se repitan que tengan importancia en el texto (que serán las palabras clave de búsqueda…), que se actualice con una cierta frecuencia y en un etcétera larguísimo.

La estrategia de Google es favorecer al máximo lo que llama posicionamiento natural; es decir, priorizar aquellas webs que entiende que tienen buen contenido y se actualiza con cierta frecuencia. Google mide, entre otras cosas, el tiempo que la gente está en tu página para saber si ha interesado al navegante, y tiene complejos algoritmos para comprobar la coherencia de tu página.

Por ello cobran mucha importancia los blogs, puesto que proporcionan contenidos ‘buscables’ y además suele actualizarse frecuentemente.

SEM

El concepto SEM se refiere a anuncios online de pago que sirven para llevar al navegante a tu página web.

El ejemplo más conocido es de Google Adwords, los anuncios que salen los primeros tras hacer una búsqueda. Pero también se consideran SEM los anuncios que aparecen en Facebook, LinkedIn, o muchísimos medios en los que puedas aparecer tanto en búsquedas como en anuncios gráficos.

Cuando hablamos de SEM, hay que tener en cuenta que:

  • Es complejo de manejar. Una persona sin conocimientos es muy difícil (casi imposible) que pueda sacarle buen rendimiento, por lo que es necesario que sea manejado por profesionales. Hacen falta conocimientos profundos para sacar su potencial.
  • Es una inversión. Hay distintas formas de pagar (por impresión, cada vez que se muestra, o por click, cuando el navegante hace click en él). Pero en todo caso no podemos decir que sea barato.
  • Es más, hay que plantearlo como una inversión constante, dentro del planteamiento del negocio. Tendrás que dedicarle un presupuesto periódico para conseguir atraer navegantes a tu web.
  • Es un medio de captación increíblemente potente. Podemos hacer publicidad segmentada a nuestro target objetivo, de una forma seguramente imposible en otro tipo de publicidad.
    Es decir, que claramente una captación bien hecha puede ser claramente la variable más importante para que el negocio funcione…

Portales de captación / Proveedores

Otra fórmula de adquisición de leads es la compra a proveedores; hay varias empresas especializadas en el sector de la formación, en las que puedes publicitar tus cursos de forma que ellos puedan facilitarte el contacto de los posibles alumnos interesados.

El secreto de estas páginas es que gastan auténticas fortunas en publicidad para estar en los primeros lugares casi de cualquier búsqueda sobre cursos.

Ellos publicitan miles de cursos de distintas empresas como pueda ser la tuya, y en su web tienen buscadores para que el visitante pueda encontrar el curso que está buscando. Le aparecerá información sobre ti, pero obviamente también sobre otros cursos parecidos de la competencia.

Esta empresa te vende la información de cada solicitante que haya dejado su información en su web por un coste que hayáis negociado previamente.

Otros medios

A parte de estas estrategias que hemos mencionado, puede haber bastantes alternativas cuyo fin será generalmente complementario; no son una estrategia constante, sino acciones que se pueden hacer para incrementar el tráfico puntualmente.

Por ejemplo:

  • Publicación de noticias en blogs relacionados con la materia del cursos, que puedan visitar nuestros alumnos potenciales.
    Obviamente estaremos hablando de blogs muy visitados, que sean referencia de la materia de la que tratan.
    Se suele llamar influencers a aquellas personas cuyo blog, twitter, etc, son seguidos por muchos miles de personas, teniendo capacidad de poder visibilizar cualquier noticia a un gran público.
  • Mailings, envío de mails con publicidad de tu curso. Cuando lleves un tiempo trabajando podrás hacer tus propios envíos, pero inicialmente deberás contratar otras empresas.
    Mucho cuidado con la ley de protección de datos, no puedes buscar alegremente una base de datos y empezar a enviar sin tener en cuenta lo que marca esta ley.
  • Noticias en medios de comunicación. Hay empresas que proveen este servicio. Obviamente solo son efectivas si se utilizan con poca asiduidad.

Otros artículos

Comienza a impartir formación online con el mejor LMS

El sistema más sencillo con todo lo que necesitas