Paso de presencial a e-learning: aspectos a considerar

Paso de presencial a e-learning
Tabla de contenidos
¿Trabajas haciendo formación y quieres dar el paso de presencial al e-learning? Aunque hablemos de academias, escuelas de negocios, centros formativos o empresas, las dudas y necesidades que surgen a la hora de plantearse el e-learning son bastante parejas. Sin ir más lejos, en muchas ocasiones tendemos a partir de conceptos equivocados. Uno de ellos es saber ‘demasiado’. Es decir, si eres experto en formación presencial, conoces el sector y el negocio, casi por inercia tenderás a repetir aquello que sabes.

Y hay muchas diferencias que debes conocer a nivel organizativo, docente y del funcionamiento del propio negocio. Por sorprendente que parezca, las personas con cierta experiencia terminan asumiendo demasiadas cosas porque las tienen interiorizadas, y el e-learning difiere mucho (y para bien) del presencial.

Ventajas de pasar de formación presencial a e-learning

¿Clases online o presenciales? Por lo general, los motivos por los que un centro presencial se plantea dar el salto al e-learning suelen repetirse bastante.

¡Veamos los beneficios!

Aprovechas la demanda creciente en e-learning

Presta atención: es el propio alumno quien reclama hacer e-learning.

La formación presencial tiene su espacio (¡por supuesto!), pero a quien necesita flexibilidad horaria o evitar desplazamientos, no le aporta mucho la modalidad tradicional.

Es más, igual encuentras que hay demanda fuera de tu localidad. Quizá, porque eres referente en la temática, o bien tus cursos están muy especializados y existe poca oferta de estos en el mercado. No es descabellado que alumnos de la otra punta del país puedan estar interesados en tus cursos. 

De cualquier manera, ¿con qué medios cuentas para llegar a ese público? 

El e-learning, en este caso, se convierte en la única vía posible para solventar ese reclamo.

Sumas valor al pasar de formación presencial a e-learning

Puede que tus alumnos no te lo hayan pedido, sino que seas tú quien quiere dar el paso del presencial al e-learning para enriquecer tu formación actual.

Incluso, aunque tus alumnos aún no lo hayan requerido, ¿por qué no conocer sus opiniones al respecto? El feedback es vital para entender la realidad. De no ser así, podrías encontrarte con la desagradable sorpresa de que tu competencia te pase por delante.

Siempre será estimulante para los alumnos contar con más alternativas, tanto para acceder a infinidad de recursos audiovisuales como para mantener el ritmo en caso de no poder acudir a clase.

Algo que puede distinguirte de tu competencia, es dar más opciones con cursos semipresenciales (blended elearning) que sean menos exigentes para esos alumnos con poca disponibilidad horaria.

Hay que tener en cuenta que, a tu alrededor, puede existir cierta demanda de personas que no terminan de decidirse porque su ritmo de vida no es 100 % compatible con asistir regularmente a clase.

Alcanzas un nuevo público compitiendo con fuerza

Cuando un centro de formación se plantea crecer en público, puede encontrarse con la obligación de tener que impartir sus cursos en formato e-learning

Pongamos por caso que eres un centro de idiomas que quiere dar formación a empresas. A día de hoy, resulta complicadísimo competir en ese mercado si no ofreces tus cursos en formato e-learning. Las empresas, precisamente, anteponen la flexibilidad en las acciones formativas.

Amplías y disparas el negocio

Sabemos que cualquier inversión de tiempo y dinero se hace con la finalidad del retorno. Es cierto que dar un mejor servicio ayuda a que tu negocio se mantenga vivo y no decaiga, y eso está muy bien. Pero todo empresario aspira a crecer y a facturar más.

Con la formación blended podrás conseguir alumnos con poca disponibilidad horaria y sin compromiso de constancia para asistir a clase. Familiares, trabajo a turnos, viajes… hay muchas ocasiones en las que es difícil encajar la vida personal y laboral con la formación presencial.

Pero es que la formación online va más allá de conseguir mayor volumen de alumnos. Puede ser abrir las puertas a un negocio completamente nuevo.

Te abres al mercado al dar el paso de presencial a e-learning

Un centro presencial cuenta con el hándicap de que su alumno tiene que vivir por obligación a pocos kilómetros a la redonda de donde se encuentra situado.

Muy excepcional y reconocida ha de ser la formación para que los alumnos se planteen desplazarse desde más lejos, o incluso cambiar su residencia. He aquí una de las grandes desventajas de la formación presencial.

Sin embargo, las formaciones puramente online rompen estas barreras.

Tu target ya no es tu ciudad o tu comarca; tu diana es el mundo

Si la formación que impartes es íntegramente online, tu mercado, como mínimo, será toda España. Si el alumno va a estudiar en su casa o centro de trabajo, ¿qué más da que esté en Lugo, Écija o Tenerife?

Puede ser que incluso tengas mercado en Latinoamérica. Compartimos idioma, y en muchos casos, necesidades. Hasta podríamos decir que es otro negocio dentro del mismo, con sus propias características (cada país tiene sus horarios, costumbres, nivel económico, forma de ser, mercado…). Y cuanto más lo conozcas, más posibilidades tendrás de que te vaya bien.

E incluso, si tienes capacidad para hacer formación en otros idiomas (por supuesto, con inglés a la cabeza), podrás plantearte nuevos retos.

A colación con lo anterior, tus adversarios dejan de ser los centros que están más o menos próximos al tuyo. En ese caso, tu competencia será cualquiera que imparta cursos parecidos. Por decirlo de alguna manera, pasas de pescar en el pequeño río que tienes al lado de casa, a hacerlo en un mar enorme donde encontrarás barcos de diferentes tamaños.

En caso de que te plantees pasar de clases presenciales a online, te aconsejamos que sigas leyendo. 

Más adelante, te contaremos algunos conceptos de cómo funciona la comercialización del e-learning. Porque todo cambia (el modo de hacer la formación, los métodos de captación y la comercialización) y, antes de plantearte cómo enfocar el nuevo modelo de negocio, deberás conocer los términos que vas a manejar.

Suposiciones y miedos del paso de presencial a e-learning

Suposiciones y miedos del paso de presencial a e-learning

Apostar por semipresencial y prácticas por no dar el paso de presencial a e-learning

Uno de los primeros impulsos que suelen tener los centros presenciales es el de recurrir a opciones semipresenciales o a modelos de cursos online con prácticas.

Esto podría ser válido en dos situaciones: 

1. Para dar más flexibilidad a los alumnos de tu zona (que hasta ahora solo tenían formato presencial).

2. En casos en los que la empresa está repartida geográficamente, con numerosos centros, o tiene algún tipo de convenio de prácticas con una empresa, con sus propios emplazamientos donde realizarlas.

De resto, este argumento puede no ser una buena opción.

Falsas creencias sobre el semipresencial

El error se comete si se cree que con estas alternativas estamos abriendo el mercado. Para hacerlo, la formación debería ser absolutamente online.

Nuestra experiencia nos dice que esta forma de plantear el negocio proviene de la errónea convicción de que el valor añadido que se da al alumno es la presencialidad

Y no es así. Los estudiantes de hoy valoran las clases a distancia.

Abrir la mente a otra realidad

Cuando nos planteamos romper las barreras físicas, estamos apuntando a otro tipo de alumno: uno que prefiere y busca e-learning. Por lo que esas prácticas en otra localidad o esa presencialidad (aun no siendo obligatoria) puede echarle para atrás.

En multitud de casos, hay un cierto miedo o respeto a la formación íntegramente online. Son muchos los que piensan que puede perderse su valor añadido como centro, o incluso que la materia no es susceptible de ser impartida sin parte presencial. Es normal, puesto que no se conocen bien las bondades del e-learning ni el perfil de los alumnos actuales. 

Los contenidos también se adaptan al e-learning

Los contenidos también se adaptan al e-learning

Se suele llamar ‘virtualizar’ al proceso de pasar contenidos en formato presencial a formato online. Y tiene sus propias reglas: los alumnos estudian de forma diferente, la planificación del tiempo que emplean también lo es, y hasta esperan cosas distintas.

Aprender las directrices para elaborar los contenidos que requiere el universo online no es complicado. Si quieres ir a lo básico, puedes leer nuestro artículo acerca de la creación de material formativo enfocado al e-learning.

Consideraciones sobre cómo crear contenidos

Es bastante fácil conseguir información de cómo crear contenidos e-learning. Pero lo primordial es comprender que es bastante diferente estudiar asistiendo a una clase presencial que hacerlo online. Y eso influye (mucho) en la manera de orientar los contenidos.

Por definición, la formación online ofrece más adaptabilidad

Como venimos comentando, está orientada a personas con dificultad para tener un horario definido, razón por la que el contenido ofrecido deba atender a estas necesidades.

Por esta razón, es vital que utilices material que realmente puedas reproducir sin problema en la plataforma e-learning y readaptes tus cursos presenciales al formato digital. Para ello, tendrás que salir de la mancha de texto gris y aportar contenidos y actividades audiovisuales variadas, entre otras cosas.

Transformar un curso presencial en online, en lo relativo a contenidos, conlleva un gran esfuerzo, pero no resulta para nada imposible.

¿En qué quedamos, clases online sí o no?

Otra equivocada ‘solución’ que se plantean los centros que dan el paso de presencial a e-learning, es estructurar sus cursos de manera que sean lo más parecido a sus clases presenciales. En otras palabras, establecen calendarios de videoconferencias que sustituyen a estas clases.

Pero lo que sobre el papel es una buena idea, no lo es tanto cuando se contrasta con la realidad. Resulta que el alumno que busca formación online, lo hace porque quiere o porque necesita libertad (de horarios, organización…).

La solución no puede ser ofrecer eventos síncronos que obliguen a estar ciertos días y horas puntuales enclavados en una sesión por videoconferencia.

Hay que tener en cuenta, y plantearse seriamente del modelo de negocio, la percepción del alumno que no puede asistir a las videoconferencias. Si un curso ofrece muchas dentro de su programa, aunque no sean obligatorias, aquel que tenga difícil asistir, sentirá frustración por no sacar provecho del curso.

Y eso será un freno a la matriculación.

Videoconferencia (casi siempre) como complemento a la formación

Videoconferencia (casi siempre) como complemento a la formación

Lo más productivo, respecto a la videoconferencia, es que exista la posibilidad de que el alumno pueda desarrollar el curso, incluso no asistiendo

Es decir, plantear la videoconferencia como un refuerzo voluntario, al que acudirán los alumnos, pero sin la obligación de someterse a un calendario imposible para muchos.

Desde luego que hemos visto situaciones en algunos ámbitos donde se ha planteado formación a través de una serie de videoconferencias y ha resultado efectivo. Sin ir más lejos, en cursos para profesionales expertos, donde el profesor es alguien muy reconocible en el sector. Eso sí, en estos casos, el número de videoconferencias era bajo y las fechas habían sido fijadas con antelación. 

Pero no tiene mucho sentido para cursos generalistas, donde lo conveniente es ofrecer formaciones libres de ataduras horarias.

El papel del docente en el paso de presencial a e-learning

El papel del docente en el paso de presencial a e-learning

Asimismo, el rol del docente cambia… y mucho. 

La labor del profesor online es bastante distinta. Atender los foros, chats, correos, calificaciones y pruebas de todos los alumnos puede convertirse en una auténtica pesadilla. Un mismo tutor no debería de atender a más de 30-35 alumnos si lo que buscamos es que el desarrollo de los cursos sea el óptimo.

Por otro lado, ha de mejorar sus habilidades como formador y guía, y convertirse en un gran referente del nuevo paradigma educacional.

El rol de dinamizador

Ya no se trata de acudir a cierta hora y explicar a un aforo una materia concreta. 

El profesor e-learning ha de ser dinamizador y anfitrión en las actividades sugeridas y en la propia plataforma de aprendizaje. Y, por supuesto, hacer un seguimiento minucioso del avance de los alumnos en todo momento.

El sistema de valoración

Incluso la forma de valoración de los alumnos cambia. Por ejemplo, uno de los aspectos más apreciado por el alumno online es la rapidez de respuesta

Al dar el paso de presencial al e-learning cambia la función del profesor. Partimos de un modelo donde el docente explica los contenidos, para llegar a otro dónde responde e incentiva de manera profunda su participación.

La interacción

La formación online permite una comunicación alumno-profesor más personalizada

En una clase presencial de 5, 10, 20 personas, las posibilidades de que los alumnos puedan preguntar sus dudas al profesor son limitadas. Estos, solo dispondrán de un breve espacio de tiempo en clase (y, por cierto, compartido con otras personas) para realizar las preguntas oportunas.

El e-learning, en cambio, rompe esta barrera. El alumno, conforme va estudiando el temario, envía sus dudas, mediante mensajería interna o chat, algo que puede ser mucho más efectivo. 

Incluso condiciona menos a determinados perfiles de alumnos. Hay personas a las que incomoda estar preguntando dudas en una clase repleta de compañeros.

En cualquier caso, no hay que pensar que un modelo es mejor a otro, cada cual tiene sus ventajas o inconvenientes. Dependerá mucho del perfil de alumno o de la situación. 

Tendencias al planificar los tiempos en tus cursos

Tendencias al planificar los tiempos en tus cursos al pasar de presencial a e-learning

Cursos en fechas concretas

Otra ‘herencia’ de la formación presencial es la tendencia a crear cursos que se desarrollen entre momentos concretos.

La formación a distancia se caracteriza por su duración. Los cursos e-learning suelen estar divididos en sesiones cortas. Eso no significa que tu curso presencial de una semana, por ejemplo, vaya a durar solo tres días en la plataforma, sino todo lo contrario. Al estar mucho más secuenciado, harán falta más días para que un alumno pueda completar el curso. 

Ten en cuenta que nadie va a estar más de una hora seguida en su ordenador haciendo tu curso, ya que muchos estudiantes o profesionales estudian durante sus horas libres o de descanso y no pueden dedicar tanto tiempo.

Por otra parte, los cursos a distancia no empiezan en septiembre y acaban en diciembre sí o sí, sino que cada alumno accede y empieza el curso cuando quiere o puede. No hagas que tengan que avanzar más rápido de la cuenta, sino que deja que vayan a su ritmo para que puedan asimilar los conocimientos correctamente.

Cursos síncronos

Volvamos a meternos en la piel y las necesidades de quien puede ser tu alumno. 

¿Qué pasa si se va de vacaciones del 15 al 30 de septiembre? ¿Si tiene una operación programada? ¿Si es una época en la que en su sector hay mucho trabajo?

Sí, por supuesto, que las formaciones síncronas, en las que todos los alumnos estudian a la vez, tienen su espacio. De hecho, en la formación programada de Fundae (antigua Tripartita) se organiza de esta manera.

Pero cuantas menos fronteras pongamos a la formación online, más respetuosos seremos con lo que en realidad significa participar de esta.

Hándicaps

Cursos asíncronos

Hay que pensar en la potencia de los cursos asíncronos

Esta manera de trabajar rompe los esquemas de las personas que están acostumbradas a hacer formación presencial, pero en muchas ocasiones es la única vía.

Es curioso ver como muchas plataformas e-learning no contemplan esta opción, o al menos no de un modo sencillo. 

La plataforma e-learning en el paso de presencial a e-learning

Al elegir tu entorno de aprendizaje virtual, fíjate bien en las posibilidades que ofrece en cuanto a la creación de cursos. Dependiendo de la idiosincrasia de tu negocio puede llegar a ser importantísimo. 

De no elegir el escenario adecuado, encontrarás verdaderas desventajas en la formación online. 

Limitar el tiempo de estudio

¡Cuidado al establecer el calendario de los cursos, al dar el paso de presencial a e-learning!

Existe la tentación de acotar el tiempo que el alumno dispone para estudiar cada módulo, o poner fechas máximas de realización de ejercicios o similares.

Desde luego que dependerá mucho de cuál sea la temática del curso y de a quiénes están dirigidos, pero nuevamente debemos valorar que, al otro lado, siempre hay aprendices que buscan esa flexibilidad.

Al alumno le habremos estipulado un tiempo máximo para completar el curso, pero será muchísimo más difícil que puedan mantener el ritmo impuesto por el centro.

Y esto puede ser un inconveniente que eche para atrás al alumno cuya disponibilidad no está asegurada. Por ello, cualquier limitación al respecto debe tener sentido y realizarse con una finalidad concreta.

Sistema de evaluación tradicional vs evaluación online

De toda la vida, en la formación tradicional se han puesto ejercicios de desarrollo con preguntas abiertas que los alumnos deben contestar. 

Y, aquí, hallamos de nuevo una diferencia importante. 

En la formación online, si incluyéramos ejercicios de este tipo, el alumno los resolvería consultando el temario, con lo que se perdería la esencia y hasta la validez del formato.

Orientación al trabajo práctico tras el paso de la formación presencial a e-learning

El rey de los ejercicios, en los cursos a distancia, es el test

Sin duda es el más ágil de los sistemas de calificación, el más fácil de crear y el más rápido para el alumno, aparte de la ventaja de que no hace falta la intervención de un profesor para corregirlo.

Por ello, la orientación más común es sustituir el formato de preguntas/respuestas, por uno más práctico en el que el alumno tenga que demostrar que comprendido la materia y sabe aplicarla. Un tipo de ejercicio donde se asume que el alumno podrá consultar los apuntes en cualquier momento.

Pon test con frecuencia y logra que los aprendices se muestren atentos. Controla la evolución de tus alumnos sin tener que abusar de test enormes y sin correr el riesgo de que los dejen a medias o pierdan la concentración.

La validez del test dependerá de cómo esté configurado. Esto es, de definir los parámetros para su realización: cuánto tiempo dispone para hacerlo, número de intentos… Con esta fórmula, podrás controlar que el alumno no consulte el contenido.

Y, para llevarlo a la práctica, es importante que compruebes que tu plataforma permite estas configuraciones para hacer test (y muchas otras cosas).

La plataforma de aprendizaje, clave para no zambullirse en balde

¡Cuánto tiene que ver la plataforma e-learning con el triunfo de tus cursos! 

Si de verdad quieres dormir tranquilo y enamorar con tus cursos, los alumnos deben encontrar un ecosistema de aprendizaje que no les dificulte la labor de estudiar

Piensa que no tienen por qué aprender a manejar una herramienta compleja ni encontrar un obstáculo (ni tú tampoco). 

Encuentra una solución con la que no tengas que invertir tiempo y esfuerzo de más. Mucho menos en resolver sus conflictos, dudas, quejas…

Vías para rentabilizar el paso de presencial a e-learning

“Es un producto que se vende solo”. Lo hemos oído todos mil veces.

Quizás, es de lo que más peca quien no tiene experiencia en el mundo de los negocios y quiere hacer comercialización. Suponer que sus cursos son buenísimos o exclusivos (¡que seguramente lo sean!) y que nada más por eso el negocio funcionará.

Pero la realidad es muy muy muy distinta. Puedes tener el mejor curso del mundo que si careces de una buena estrategia para captar alumnos y hacer la venta, no te servirá de nada

Una web en internet que no tenga capacidad de atraer visitantes interesados en su producto, no vende. Porque el boca a boca está estupendo, pero es lento. Y se necesita tener un volumen inicial mínimo para que sea efectivo. 

Son pocos los que tienen la suerte de que su teléfono suene sin parar solicitando sus cursos. Y muchos los que creen que por tener decenas de miles de likes en Facebook o de seguidores en Twitter, van a comercializar sus cursos por la red. 

Alguna vez nos hemos encontrado con clientes que, por impartir cursos sumamente especializados o por tener lista de espera, ni siquiera se han planteado hacer captación, pero no es lo habitual.

Porque en casos normales, como pueda ser el tuyo, si vas a ofrecer cursos online a través de una tienda o un formulario de contacto, tu primer objetivo ha de ser atraer visitantes de cierto perfil a tu página.

Y eso, indudablemente, te va a costar tiempo, dinero, o ambos. Es una inversión que puede ser provechosa o desastrosa. 

De ahí nuestro consejo: trabaja, en todo momento, con buenos profesionales.

Estrategias de captación de alumnos

Estrategias de captación de alumnos al dar el paso de presencial a e-learning

En realidad, estas estrategias funcionan para atraer público a tu sitio y vendas cursos, ya sea con clases online o presenciales

Estas sugerencias te ayudarán a encontrar matrículas. 

Estrategias en redes sociales

Tener presencia en las distintas redes (Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn…). 

En función del perfil de tu público objetivo y de tus cursos, encontrarás mejores resultados en unas u otras.  

Como norma, tienen más éxito en Facebook los cursos dirigidos a usuario final, y en LinkedIn los dirigidos al usuario profesional.

Como comentábamos, pocas veces las redes sociales son una estrategia única. Más bien son un complemento de visibilidad, una fórmula con la que ampliar la comunidad de interesados. 

Hay que tener en cuenta, además, que el crecimiento en redes sociales es lento.

SEO

SEO es el arte de optimizar tu web para que cuando te busquen en Google, aparezcas entre los primeros resultados.  

Y le llamamos ‘arte’ porque hay una cantidad enorme de reglas que cumplir. Por eso una web que no siga esas directrices, será muy difícil que ocupe un buen puesto. Si apareces en la tercera página, ¿de qué te sirve? 

Hay que tener en cuenta que la búsqueda orgánica (que es como se denomina a quien te encuentra a través de un buscador) es la forma de captación más interesante, puesto que es gratuita y confiable

A medio plazo, para que tu negocio sea sostenible, es necesario sí o sí estar optimizado para búsquedas.

SEM

SEM tiene más que ver con la captación, pero de pago. Se trata de unos anuncios online que sirven para llevar al navegante a tu página web.

El ejemplo más conocido es Google Ads. Igualmente, se consideran SEM a los anuncios de Facebook, LinkedIn, u otros con los que puedas aparecer tanto en búsquedas como en anuncios gráficos.

Portales de captación / Proveedores

Otra fórmula de adquisición de leads es la compra a proveedores.

Hay varias empresas especializadas en el sector de la formación, en las que es posible publicitar tus cursos, de forma que ellos puedan facilitarte el contacto de los alumnos interesados.

El secreto de estas páginas es que gastan auténticas fortunas en publicidad para estar en los primeros lugares casi de cualquier búsqueda sobre cursos.

Ellos publicitan miles de cursos de distintas empresas como pueda ser la tuya, y en su web tienen buscadores para que el visitante encuentre el curso que está buscando. 

Le aparecerá información sobre ti, pero obviamente también de otros cursos parecidos de la competencia.

Otros medios

Aparte de estas estrategias que hemos mencionado, hay otras alternativas complementarias. Se trata de acciones que pueden hacerse para incrementar el tráfico puntualmente.

Por ejemplo:

Sobre el paso de presencial a e-learning…

Cuando se viene de la formación presencial es crucial darse cuenta de que el perfil y las circunstancias del alumno cambian.

Nuestro ‘pensamiento presencial’ podría estar atándonos a estructuras que el alumno no está buscando y, por tanto, alejándonos de nuestra posible demanda.

Más aún, en los casos en los que se plantea una comercialización al público final, es valioso comprender cómo cambian todos estos puntos que hemos revisado (y cómo lo hace el negocio).

Comparte si crees que puede gustarle a alguien

Puede que te interese...

Comienza a impartir formación online con el mejor LMS

El sistema más sencillo con todo lo que necesitas