En estos momentos nuestro proveedor donde tenemos alojados los servidores está experimentando problemas de conectividad que pueden interrumpir intermitentemente el servicio de algunos clientes. Estamos trabajando junto con el proveedor para solucionarlo lo antes posible.

El diseño instruccional en e-learning: cómo crear un buen curso

El Diseño Instruccional en e-learning
Tabla de contenidos

La finalidad de cualquier formación e-learning es que los alumnos puedan avanzar por el temario con agrado y agilidad. Así, en el proceso de creación hay una etapa previa en la que el profesorado debe decidir cuál es la mejor estructura y metodología para presentar los contenidos.

Pues bien, es precisamente en esta etapa en la que entra en juego lo que se conoce como diseño instruccional en e-learning

El diseño instruccional en e-learning juega un papel importante para que un curso online tenga calidad y una buena base pedagógica.
Por esta razón, para prepararlo necesitas tiempo y la implicación de diferentes perfiles profesionales.

¿Qué es el diseño instruccional en e-learning y por qué es tan valioso?

Qué es el diseño instruccional en e-learning

El Diseño Instruccional es lo que debemos hacer para aportar un plus pedagógico a los contenidos de una formación e-learning.

Dicho de otra manera, consiste en convertir los contenidos en materiales que tengan una calidad educativa óptima y que resulten adecuados para el desempeño de la formación en cuestión.

El diseño instruccional tiene mucha importancia a la hora de crear un curso e-learning porque aporta significado a los contenidos y una determinada lógica y estructura.

Al respecto, tendrás que analizar y organizar los materiales, valorar las necesidades formativas de tus alumnos y los objetivos del aprendizaje. Incluso planear la metodología a emplear y los recursos con los que presentarás tus contenidos (videos, infografías, actividades…). Todo ello, antes de volcarlos en la plataforma e-learning e impartir tu curso.

En definitiva, debes tomar una serie de decisiones sobre el contenido según el modo en el que los alumnos van a interactuar con este.

La genialidad del diseño instruccional en e-learning es que, al planificarlo, reduces la incertidumbre de cómo serán tus clases.

Modelos de diseño instruccional que te interesa conocer

Con independencia del modelo que utilices para hacer un diseño instruccional en e-learning, es importante que estudies y definas estos puntos:

Hay algunos modelos de diseño instruccional en e-learning que pueden ayudarte con tus cursos

Aquí tienes unas pinceladas de algunos de ellos:

Modelo ARCS para estructurar y encontrar contenidos inteligentes

Este modelo se basa en la motivación de los estudiantes. La consigue, captando la atención con contenidos relevantes y suministrando confianza y satisfacción con el aprendizaje.

Modelo de Dick y Carey

De los más usados en el ámbito educativo. Gira en torno a los estudiantes y sus necesidades, prestando atención a la selección de los materiales para el logro de los objetivos.

Modelo de Gagne para crear emociones recordables

Es un enfoque que considera aspectos de las teorías de estímulos-respuesta y de modelos de procesamiento de información. Haría falta cumplir con 10 funciones para lograr un verdadero aprendizaje.

Sea cual sea tu guía, es crucial que tengas en cuenta las metas que quieres alcanzar con tus alumnos.

Fases del Diseño Instruccional

Fases del Diseño Instruccional

Existen muchas teorías, modelos y técnicas de aprendizaje con una serie de fases que deben seguirse de forma ordenada.

A continuación puedes ver las fases del diseño instruccional en e-learning según ADDIE, uno de los primeros modelos. Es muy simple, lo que permite a personas sin experiencia ponerlo en práctica.

A pesar de que hay mucho debate sobre su idoneidad para satisfacer las demandas formativas de los alumnos, la mayoría de los diseñadores lo usan en la creación de cursos e-learning. Por algo será.

ADDIE se compone de cinco fases, las cuales han de seguirse de manera secuencial.

Fase 1: ANÁLISIS, la base del resto de las fases

La primera etapa es el análisis del alumno, contenido y entorno para poder llevar a cabo el diseño. Es decir, se define el problema, se reconoce el origen de este y se establecen soluciones posibles.

Fase 2: DISEÑO, la planeación de la estrategia

En este paso se diseña el programa con la mirada puesta en determinados principios didácticos. Los datos obtenidos en la fase anterior se utilizan para planear cómo se obtendrán los objetivos planteados.

Fase 3: DESARROLLO, la creación en sí misma

La tercera etapa del diseño instruccional en e-learning la compone el desarrollo. En ella se generan y validan los recursos de los que consta el aprendizaje.
Se estructura según las dos fases anteriores.

Fase 4: IMPLEMENTACIÓN, la entrega de la instrucción

En este punto sucede la implementación.

El objetivo es entregar la instrucción de forma eficiente para que los alumnos la comprendan. Así pues, deberás subir los contenidos a un escenario educativo viable para la formación a distancia.

Fase 5: EVALUACIÓN, la clave para futuros cursos

La última etapa del diseño instruccional en e-learning corresponde a la evaluación.

Esta permite valorar la calidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje de cada una de las fases y tras ellas.
Conociendo lo que funciona y lo que no, podrás elaborar trabajos futuros más precisos.

Algunas técnicas para arrancar el diseño instruccional

Existen varias técnicas de diseño instruccional en e-learning que pueden interesarte.

Estas son algunas:

Es una metodología enfocada en adquirir una manera de trabajo en equipo para, con las sinergias de todos, ofrecer calidad a los estudiantes en la mayor brevedad.

Implica diseñar acciones concretas (mapa de acción) a los problemas de aprendizaje de los alumnos.
Una vez claro el objetivo, se genera contenido relevante y, con ello, verdaderas experiencias de aprendizaje.

Consiste en proporcionar pequeñas píldoras de contenido formativo en diferentes formatos para que el alumno las consuma en momentos distintos.

La Ley de Miller hace referencia al número de objetos recordables en la memoria a corto plazo y puede ser de ayuda cuando vayas a diseñar tus cursos.

Diseño instruccional: ejemplos para tu curso online

Ejemplo de diseño instruccional

Pasemos a la práctica.
Analiza, diseña, desarrolla, implementa y evalúa. Afronta cada paso resolviendo las cuestiones planteadas en ellos.

Lo primero, analizar (fase 1)

¿Qué debes hacer en esta fase?

¿Cómo hacerlo?

Recopila información resolviendo estas preguntas:

1. Los estudiantes

2. El centro formativo y la plataforma e-learning

Es momento de diseñar (fase 2)

¿Qué debes hacer en esta fase?

¿Cómo hacerlo?

En esta etapa del diseño instruccional en e-learning ya cuentas con la información (recopilada en la fase previa).

Esquematiza, haz un guion gráfico con viñetas o un mapa mental de tus objetivos (medibles) y define los contenidos programáticos y las competencias a desarrollar.

Pasa a la acción (fase 3)

Fases del diseño instruccional en e-learning

¿Qué debes hacer en esta fase?

¿Cómo hacerlo?

Organiza los materiales y desarrolla el curso

¿Cuentas con materiales creados con anterioridad? Revisa y actualiza los contenidos.

En caso de que tengas que generar los contenidos de cero, desarróllalos haciendo uso de todos los recursos audiovisuales posibles. Utiliza bancos de imágenes con licencia creative commons y programas para generar infografías, presentaciones, podcasts, videos…

En este sentido, saber cómo se hace la curación de contenidos te vendrá de maravilla. Encontrar fuentes fiables y añadir tu toque personal es clave para ofrecer contenido de valor a tus alumnos.

Una vez preparado el contenido, toca probar tu curso. Asegúrate de que está completo y guía al alumno de forma correcta.

Por último, en esta fase del diseño instruccional en e-learning hay que elegir la plataforma. Si tu centro dispone de alguna, solo tienes que subir los contenidos y darle vida.

Ahora toca impartir (fase 4)

¿Qué debes hacer en esta fase?

¿Cómo hacerlo?

Dependerá de las cualidades de la propia plataforma.

Hay algunas que son sencillísimas para el profesor y otras en las que debes formarte previamente. Pueden permitirte subir los contenidos de mil maneras y en formatos diversos… o no.

La plataforma influirá mucho en el desarrollo de tu curso.
Si es fácil y manejable, el alumno no perderá tiempo en aprender a usarla y pondrá todo su interés en el temario.

Además, observa que cuente con lo necesario para que los alumnos puedan trabajar con toda seguridad en ella, que funciona con normalidad y que el recorrido es agradable e intuitivo.

Asegúrate de que el curso sea compatible con esta. Es decir, que te permita incluir todos los recursos audiovisuales creados para el aprendizaje y la enseñanza.

A su vez, que cuente con herramientas de comunicación para formación síncrona y asíncrona, muy útiles para promover el aprendizaje. Y también con instrumentos de seguimiento y evaluación de los alumnos e informes, a fin de valorar los progresos en cualquier etapa del curso.

Una vez tengas todos tus contenidos subidos a tu plataforma e-learning es momento de ponerlo en funcionamiento.

Evalúa qué tal fue el curso (fase 5)

Evaluación del curso

¿Qué debes hacer en esta fase?

¿Cómo hacerlo?

Analiza los datos que te suministra la plataforma e-learning y estudia el comportamiento de tus alumnos.

Hazte estas preguntas:

Ahora que ya conoces el diseño instruccional en e-learning, igual es buen momento para probar un escenario donde hacer realidad tus cursos.

Comparte si crees que puede gustarle a alguien

Puede que te interese...

Comienza a impartir formación online con el mejor LMS

El sistema más sencillo con todo lo que necesitas