¿Qué tipos de objetivos existen?

Tabla de contenidos

Cómo crear objetivos de aprendizaje medibles en e-Learning

La planificación es algo indispensable. No sólo en la vida, sino a la hora de diseñar una acción formativa e-Learning. Como bien deberías saber, es en esta primera etapa donde debe llevarse a cabo la definición de objetivos que vamos a cumplir durante la programación del curso. Un buen enfoque de éstos te servirá para evaluar el desempeño de los participantes y la calidad de tu proyecto. Por ello, en este post te enseñaremos cuáles son los requisitos que deben cumplir para lograr el éxito online. ¡No esperes más y toma nota!

¿Qué tipos de objetivos existen?

Si buscas la máxima eficacia en tu curso e-Learning, has de tener en cuenta que los objetivos que vas a plantear han de ser específicos, alcanzables, realistas, acotados en el tiempo y medibles. A pesar de estas características, podemos distinguir dos grupos claramente diferenciados según su nivel de concreción:

  • Objetivos generales. Aquellos que hacen referencia a las competencias que los participantes deberán adquirir o desarrollar durante la realización del curso.
  • Objetivos específicos. Estos derivan de los anteriores, ya que podemos entenderlos como los pasos intermedios para superar los generales. Es decir, son las pautas específicas que cada participante debe llevar a cabo en cada unidad temática.

¿Cómo formular los objetivos medibles de tu curso?

  1. Identifica las competencias y comportamientos que quieres que tus participantes adquieran o desarrollen.
  2. Ten en cuenta las condiciones. Estudiando el entorno formativo tendrás toda la información que necesitas para ejecutar las competencias y obtener los recursos necesarios.
  3. Establece unos niveles de ejecución. Para realizar este punto, tienes que definir los valores de rendimiento que deberán alcanzar los participantes respecto a una meta.

Un objetivo puede traducirse en competencias. Es decir, lo que se espera de cada alumno teniendo en cuenta su grado de compromiso y su relación con el entorno. Por ello, se establecen unas tres reglas básicas para conseguir unos resultados eficaces:

  • Enfocarse en acciones objetivas. Establece metas que cuenten con parámetros tangibles y comportamientos concretos que esperas de tu alumnado. Recurre a emplear verbos de acción (aplicar, diseñar, identificar…) que permitan ser evaluados cuantitativamente y te ayuden a la medición de dichos objetivos. Evita el uso de verbos que puedan crear algún tipo de ambigüedad, como conocer, entender, saber…
  • Describir competencias y resultados. Tus fines respecto al aprendizaje han de puntualizar los resultados, no las tareas que se van a llevar a cabo mientras se desarrolla el curso. Es decir, no tienes que explicar cuál es el contenido de la acción formativa, sino lo que conseguirán los estudiantes.
  • Especificar una única competencia por cada objetivo. Es un apartado que no debe pasar desapercibido, pues te permitirá conocer cuáles son las habilidades que cada participante ha adquirido durante la formación.

Como has podido comprobar, la elaboración de unos objetivos de aprendizaje medibles es imprescindible para lograr el éxito de tu proyecto. ¡Una forma clara y eficaz de analizar la efectividad de tu curso e-Learning!

Comparte si crees que puede gustarle a alguien

Puede que te interese...

Comienza a impartir formación online con el mejor LMS

El sistema más sencillo con todo lo que necesitas