Orientaciones Fundae (I): el mayor cambio para las empresas organizadoras